La mirilla digital

Todas las puertas de entrada vienen con una pequeña mirilla que nos permite ver quien está al otro lado sin tener que abrir la puerta, para estar más protegidos ante visitantes indeseados. La clásica mirilla tiene un pequeño orificio con una lente que nos ofrece una visión distorsionada y deformada de lo que hay al otro lado de la puerta. Para mejorar esta visión se ha desarrollado la mirilla digital, una versión moderna y mejorada de la mirilla clásica, con una cámara que simula el lente de la tradicional y una pantalla LCD.

La principal ventaja de la mirilla digital es la seguridad que ofrece, ya que podremos saber quién llama a la puerta incluso si la visibilidad no es muy buena, y con una buena calidad de imagen, además de ofrecer un rango de visión más amplio, por eso es especialmente útil en hogares con ancianos o niños. También es recomendable para las personas con movilidad reducida porque no tienen que pegar el ojo al agujero de la puerta para poder ver quién llama.

Además de la seguridad que aportan, son cómodas, discretas (desde fuera no se distingue de la mirilla tradicional) y fáciles de instalar, por lo que se está extendiendo su uso y están reemplazando a la clásica mirilla.

Si te estás plateando adquirir una mirilla digital, nuestros cerrajeros en Bilbao te pueden asesorar acerca del modelo que más se adecúa a tu puerta y tus necesidades. Estos modelos van a variar en función del tipo de puerta, si son antiguas, de seguridad, más o menos gruesas… La pantalla también ofrece muchas diferencias de calidad, desde pantallas más básicas en blanco y negro a otras a todo color, con distintos niveles de resolución y tamaños de entre 2 y 4 pulgadas generalmente. También pueden tener sensores de movimiento para abarcar más campo de visión, la funcionalidad de grabar o sacar fotos, sistemas de infrarrojos para mejorar la visión en la oscuridad, e incluso sistemas de registro acerca de quienes han llamado y a qué horas exactas. En función de las características que incluya, el precio va a rondar entre los 50 y los 130 euros.

La instalación de este tipo de mirillas es bastante simple, pero, si tienes dudas, siempre puedes llamar a un cerrajero de confianza. Estos son los pasos básicos para instalarla, aunque siempre pueden variar algo en función del modelo:

  1. Desenrosca la antigua mirilla presionando las muescas con una espátula.
  2. Desatornilla la pretina de metal de la pantalla y pégala en la puerta de modo que coincidan los dos agujeros.
  3. La mirilla trae tubos de diferentes grosores, elige el adecuado a tu puerta, encájalo en la nueva mirilla e introdúcelo por el agujero de la puerta.
  4. Pasa el cable de la cámara por este tubo y coloca la cámara en la parte exterior de la puerta.
  5. Ponle las pilas a la pantalla LCD, fíjala por la parte interior y conecta la cámara a la pantalla.
  6. Fija y atornilla la pantalla a la pletina.

Be the first to comment on "La mirilla digital"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*