¿Cómo diferenciar un robo de un hurto?

 

En los últimos años se han disparado las cifras de robos a viviendas, especialmente en épocas de vacaciones o puentes, aprovechando que el hogar queda vacío. Además de las pérdidas por los daños sustraídos y el golpe emocional, está planteándose una doble problemática, ya que las aseguradoras no cubren muchos de estos robos alegando que son hurtos. Por eso es importante tener bien clara la diferencia entre ambos y cómo prevenirlos.

Se considera robo cuando se realiza con ánimo de lucro y se emplea la fuerza o la violencia. Por ejemplo, en el caso de un robo en una vivienda, si se ha forzado la cerradura o se ha roto alguna ventana o puerta para acceder. En este caso las aseguradoras si cubrirían los daños ocasionados y los bienes robados.

En cambio, si no se demuestra que se haya ejercido la fuerza o la violencia para acceder a la vivienda, se considera hurto. En esta situación, la mayoría de las aseguradoras no cubrirían los bienes robados ya que consideran que no pueden demostrar que realmente se haya forzado la cerradura y no se trate de una negligencia de los propietarios, que por despiste hubiesen dejado la puerta o una ventana abierta, facilitando el acceso a los ladrones. Es decir, las aseguradoras alegan que en estos casos no hay modo de saber quién dice la verdad.

Pero, ¿cómo consiguen entrar los ladrones a la vivienda sin dejar señales de haberla forzado? Cada vez estas técnicas están más extendidas, en gran parte por culpa de internet y del fácil acceso a herramientas profesionales de cerrajeros que acaban en manos indebidas por medio de los mercados poco regulados, además de cantidad de tutoriales dedicados a explicar su uso.

Por medio de éstas técnicas, los ladrones consiguen acceder al 80% de las viviendas:

  • Bumping: consiste en insertar en el bombillo una llave realizada con la posición más baja a la que llegan bullones, para después golpearla con u objeto. Esto hace que los bullones se separen de los contrapistones y el bombillo se desbloquee, dejando la puerta abierta.
  • Impresioning: se colocan finas láminas de aluminio en el interior del bombillo sin que el propietario las note. Cuando éste introduce las llaves marca en las láminas la huella de la llave, permitiendo a los ladrones que la usen para hacer un duplicado exacto. Así pueden acceder a la vivienda discretamente e incluso dejar la llave pasada al irse.
  • Ganzuado: para robar con ganzúas se manipulan los sistemas internos que bloquean el bombín igual que haría una llave, pero empleando una ganzúa para liberar los contrapistones. Es un método igual de limpio que los anteriores, pero requiere de un poco más de práctica.

Para estar preparado para cualquiera de estas sorpresas lo recomendable es analizar bien las condiciones de cada seguro para el hogar para escoger la que mejor se adapte y ponerse en contacto con cerrajeros 24 horas en Bilbao para que le asesoren y le instalen un bombín inmune a estas técnicas de hurto. Estos bombines pueden ser un poco más caros que los corrientes, pero suponen una inversión muy importante en su seguridad y la de su hogar.

Be the first to comment on "¿Cómo diferenciar un robo de un hurto?"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*